jueves, 15 de julio de 2010

Una sombra olvidada

 Un hilo de brisa osa  incursionar en el relato breve.


El brujo salió tan apurado que olvidó su sombra sobre la pared.
Cuando el padre Sol invadió la habitación y vio la sombra tiritando de ausencia, la abrazó con ternura sin darse cuenta que ella no soportaba su luz.

7 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Bella reflexión, a veces intentamos de corazón hacer el bien...y fallamos...
pero sin querer...

Un abrazo Gloria.

Ana María dijo...

Muy bonito. Despierta la misma ternura del Sol pero también la pena de lo que no puede ser. Breve y claro... a pesar de la sombra. Abrazo.

Omar dijo...

nieve, mates y tu bonito cuento
Un beso

Celia dijo...

"vio la sombra tiritando de ausencia, la abrazó"
Hola, querida amiga. No te visito mucho porque casi estoy desconectada en el campo. Durante el verano, siempre tengo problemas de este tipo.
Me ha encantado este poema tuyo, y cruzo el charco, para darte un abrazo.

Steki dijo...

Qué lindo tu escrito, Gloria. Yo quisiera que me abrazara el sol hoy. Qué fríoooooo, jaja. Mi casa en Godoy Cruz toda nevada. Supongo que por allá también, no?
Besitos abrigaditos.

Primavera en Otoño dijo...

Hay acciones que se hacen más allá del bien o del mal...
Tal vez el padre sol aún sabiendo que sería rechazada su luz, decidió actuar con el corazón...

Me ha encantado, tan hermoso como profundo y breve...

Un beso. Otoño

Rolando dijo...

Yo no sé por qué algunos se apropian de la idea del "bien" creyendo que lo que le hace bien a él, le hace bien a todo el mundo... Ni siquiera el bien es universal, es tan individual como personas hay en el mundo... Creo, que en el fondo, es el miedo a preguntar al otro por las cosas que le hacen bien, el miedo a la diferencia que tanto corroe a la sociedad... Habría que preguntarle al Sol quién le dio el título de "padre" para andar cobijando sombras por ahí... ¿no? Besos a todos!!!