sábado, 31 de julio de 2010

El sol

Esta brisa de otoño se despereza lentamente dando voz a un soneto.


 Tengo una  leve sospecha, el sol me ama
Sus rayos hechizan mi piel cada día
Y estiran sus dedos luz hacia mi cama
Haciendo huir las sombras en cobardía

La penumbra escapa en mágica calma
Yo aún trémula,  resisto todavía
El sol besa cada fibra de mi alma
Hasta que inunda mi ser de energía

Cómo  podría yo escapar del sueño
Sin la tibieza de amante genuino
Si me cobija con manos de dueño

Si me invita a reiniciar mi camino
Abro mis ojos a la chispa que regala
Vida a mi ser, y la abulia resbala.

8 comentarios:

Steki dijo...

Ufffffm qué lindo, Gloria!
A mí, el Sol, indefectiblemente me ama con locura porque yo lo amo asé. Es mi energía. No puedo estar sin él más de un día. Cómo me carga las pilas un día soleado! No te das una idea.
Besitos de sábado... con sol.
STEKI.

Gloria dijo...

Steki, qué bueno que vives en Mendoza porque el sol aquí nos cobija mucho más.
Abrazos para ti.

Ana María dijo...

Un bonito homenaje a la gran fuente de luz, calor y energía. Leer estos versos es sentir la caricia del sol e imaginar el despertar con una sonrisa. Un abrazo.

Primavera en Otoño dijo...

Luz, calidez, brillo, alegría...
Las agradables sensaciones del astro rey siempre llegan a buen puerto....

Un abrazo a tu alma. Otoño

Gabriel Bevilaqua dijo...

Gloria, ya te lo había dicho hace un tiempo pero vale el repetirlo: qué bien se te dan los sonetos. Me ha gustado mucho.

Saludos.

Rolando dijo...

Gloria:
Realmente es destacable tu facilidad para el soneto. Se hace amigo de tu pluma con gran facilidad.
Sospecho un error de concordancia en el tercer verso. ¿No será: "Y estiran sus dedos luz hacia mi cama"? Me resultó cadenciosa la rima de los tercetos, pero no la de los cuartetos, que me resultó un tanto abusiva (ama, cama, calma, alma) como en los juegos de palabras donde hay que ir agregando letras... La temática es hermosa, desborda vitalidad... gloria, al fin y al cabo.

Gloria dijo...

Ana: Es sol es como un motor vital. Sigamos disfrutando de sus caricias.
Gracias y un abrazo.

Otoño: Gracias por ese abrazo a mi alma, es tan cálido como el sol.
Cariños.

Gabriel: Gracias por tu comentario siempre atento.
Abrazos.

Rolando: Tienes razón en todo; el "estiran" se riere a rayos. Ya lo corregí y la rima tb. me sonó un poco exigida, pero no pude evitarla.
Gracias por tus aportes, son perfectos.
Abrazos.

Omar dijo...

Qué bonito poder disfrutar de tu ritmo, de tu voz. Si bien no soy lector de sonetos - mi bagaje de lecturas líricas es muy pobre - disfrutar de tus palabras es sentir tu voz y admirar tu mente y sentimientos despoblados de los artilugios con que los solemos adornar.
Un abrazo