martes, 6 de octubre de 2009

A María Eugenia




Joven niña de grácil estampa
Tu alma  genuina exhala ternura
Ya llega  el día de tu cumpleaños
Y  acicalas radiante tu linda figura.

Ángel dulce de ojos hermosos
Hoy la vida sabe a dulzura
Estás ansiosa de crecer rápido
Y tu paso lento, hoy se apresura.

Psicóloga innata de suaves cabellos
Tus amigos te aceptan sin censura
Para ellos eres el fiel lazarillo
Que toma su mano en la noche oscura.

Fotógrafa sutil que atrapas la vida
Que sueñas auroras de una luz muy pura
Los días dorados en tu futuro brillan
Y un ángel en tu oído, bendiciones murmura.

4 comentarios:

Angus dijo...

He leido tu blog y francamente, me gusta el fragante perfume de tu poesía. Me trae tirabuzunes de recuerdos a la memoria. Un saludo. :)

Gloria dijo...

Angus: Gracias por visitar mi blog. Tus palabras me animan a seguir intentando crecer a nivel literario.
Un saludo

Ana María dijo...

Imagino la enorme sonrisa de esta niña-mujer al saberse protagonista del poema y del cariño de la autora.
Abrazos a las dos.

estoy_viva dijo...

Como se nota la gran fascinacion que tiene, debe ser un encanto de mujer.
con cariño
Mari