lunes, 24 de agosto de 2009

Apocalipsis

Bruma pavorosa de futuros días

Trae en su seno el planeta viejo.

Promesa de infiernos ardientes

Expande el espejo del tiempo.

Hay silencio absoluto,

Temor acurrucado,

Profecías agoreras.

Hay polvo de pánico esparcido

Que hace llorar a los ojos tiernos.

Hay impaciencia por el nuevo día

Magia inmune de luz sobre sombras.

¿ Quién se anima a juntar ilusiones?

¿Quién resiste el posible juicio?

Hay silencio acurrucado,

Temor absoluto,

Fuerzas ignotas.

El pasado persigue a sus víctimas.

El planeta sucumbe en voces proféticas.

Es el tiempo del no tiempo.

Es el juicio que el poder libera.

Es el caos, la muerte de la cizaña.

Es la luz, la vida de la semilla pura.

Es por fin, el despertar del nuevo día.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué fuertes los versos! Es como iniciar un túnel, recorrerlo con temor... ¡y luego ver la luz!
Un abrazo. Ana

Gloria dijo...

Gracias amiga: En especial por seguir mis escritos.
Un abrazo

Toto dijo...

Muy lindo, me gusta las cosas que tienes en el blog. Hay una pagina nueva que a lo mejor te puede interesar, www.escritoresenmendoza.com.ar a parte creo que tu aporte puede ser muy bueno en la misma. Slaudos!

Gloria dijo...

Gracias por el comentario y la información y ya estuve husmeando la página.
Saludos