martes, 20 de septiembre de 2011

Silencio

En un nuevo intento la brisa sacude el desánimo.


¡Cuántas verdades asoman tras un silencio!
Las verdades que se callan por temor
Las que se callan por compasión
El mudo grito de una queja
La serenidad de la aceptación
La simulación de un error
O el coraje de una decisión.
El silencio es vacío
El silencio es razón
También es cobardía
O absoluta comprensión
¡Cuánto silencio me entregas!
¿A qué lo atribuyo yo?

4 comentarios:

Celia dijo...

Amiga mía, de regreso, te visito y te envío un fuerte abrazo.

Gloria dijo...

Celia, ¡¡¡qué bueno recibirte!!! Un afectuoso abrazo.

Steki dijo...

Mmmm... cuántas dudas se vislumbran en este poema, Gloria. A veces el silencio es bueno; otras... otorga. Qué serà lo que pasa por aquí, eh?
Espero que estés bien, amiga. Un gusto que me hayas visitado. Besitos primaverales.

Ana María dijo...

Muy bonitos tus versos dedicados al silencio... el silencio, con sus misterios y sus "voces".
Un gusto encontrarte de nuevo. Abrazo.