sábado, 29 de mayo de 2010

Meditación


Una brisa dulzona se acerca para perfumar la sonrisa.


Una música instrumental  dejaba escuchar entre sones el agua que corre, el trino de aves juguetonas, algún grillo… y llegaba hasta mi olfato un aroma de sándalo dulce a través de pequeños bucles de humo que danzaban en el salón. Registré entonces una voz clara, serena y muy apacible…”nos conectamos con nuestro cuerpo, nos entregamos al poder de la fuerza de gravedad y relajamos los dedos de los pies, las plantas, los empeines  los tobillos . . .”. Se olvidó las uñas, sobre todo la del dedo gordo que está encarnada; y de los sabañones rojos, hinchados y me pican, entre los dedos, debajo de los dedos, en el borde de la cutícula y debajo de las uñas y me duelen si los toco o si el calzado. . .
“Llevamos nuestra atención al abdomen donde se halla el plexo, centro en el que se acumulan . . . Ya sé, se acumula todo lo que como, lo que pienso comer, lo que me gustaría comer y lo que no quiero comer pero que como igual. Cada vez  la grasa se multiplica más y me sorprende con un pliego nuevo, y al ponerme el jeen, ese  salvavidas adiposo sube, me ahoga, me tortura, se bambolea hacia izquierda o derecha según mi postura y presiona para que lo deje suelto. ¡Ah sí!¡ cómo si fuera tan estético.
“Dejamos que los pensamientos fluyan sin detenerse; nuestra mente se calma, se aquieta . . .” La mente suya porque mis pensamientos me golpean, me atropellan, me despatarran y cada palabra suya me sugiere por lo menos diez opciones diferentes.
 “Hacemos una revisión de nuestro cuerpo y distendemos algún miembro u órgano que haya quedado tensionado para disfrutar en silencio absoluto de una relajación consciente. . .” ¿Cómo, ya vamos a entrar en la meditación y yo todavía ni empiezo a relajarme? A ver, intentaré concentrarme: aflojo las piernas, la columna vertebral, el tórax, los brazos, los músculos de. . .la . . .  cara. . . , los pulmo. . .nes, el coraz. . . ssshh. . .  ssshhh. . . sssshhh. . .

_¡Juanita! ¡Juanita!.Despertá, la relajación terminó.
_ ¡Oh, me dormí otra vez! Es que su voz me  transporta a la contemplación  apenas la escucho.

7 comentarios:

Primavera en Otoño dijo...

Como las aguas de un río, fluyen bellos pensamientos mientras "una brisa dulzona se acerca para perfumar la sonrisa"...

Un remanso de paz para los sentidos.

Un abrazo a tu alma

Otoño

Ana María dijo...

Mientras lo leía no dejé de sonreír. Me imaginé la situación, la protagonista, las acciones y ese final jugando a lo irónico.
Realidad y fantasía muy cerca!
Cariños.

estoy_viva dijo...

Es lo que intento todos los dias hacer meditar, que fluya todo que las tensiones, los dolores se calmen, funciona bastante bien...
Gracias por tus palabras
Con cariño
mari

Rolando dijo...

¡Excelente! Disfruté de la lectura y me sentí identificado... ¿A quién no se le estancó el pensamiento en una idea fija cuando debía relajarse y dejarse llevar por la meditación? Fue un bálsamo de humor para estas tardes otoñales, gracias... Me gustó la polifonía que se construye con enumeraciones que ya son cliché de la new age...

Celia dijo...

Hola amiguina.
Me ha sorprendido todo tu relato. Tantos pensamientos abocados al pensamiento, es... demasiado.
Tanto... tanto que casi no es posible la relajación.
Un abrazo.

Omar dijo...

ja ja. cuánta ironía. me agrada este tipo de escritura. la ironía es hermana de la inteligencia y aquí lo corroboro.

Gloria dijo...

Primavera,tus pensamientos fluyen y los sentidos se activan. Que ese remanso de paz perdure.
Un abrazo.

Ana, realidad y fantasía que hasta se confunden; muchas veces la mente nos gana la partida y se desboca.
Un abrazo.

Mari, me alegro que la meditación te de buenos resultados. Gracias.
Un abrazo.

Rolando, es cierto, como le digo a Ana, la mente nos domina y la meditación ya fue. Un abrazo y gracias.

Celia: "tantos pensamientos abocados al pensamiento" me gustó esta definición. Y sí, la meditación deberá esperar turno.
Gracias y cariños.

Omar: gracias a tu comentario hoy me siento más inteligente que ayer.
un brazo.