lunes, 3 de enero de 2011

Testamento

Una brisa de renuncia en el inicio del nuevo año.

Flor Celestina abierta en mi jardín

Lego a mis descendientes cuanto tengo:

El retraimiento, la inseguridad, los sueños.
Muchos libros, algunos no leídos,
Otros aún no devueltos a sus dueños.

Dejo en mi cuenta la soledad, el té de hierbas,
Cierta poesía, un cuento, la desazón,
Muchas angustias, varios  sahumerios,
Alguna melodía, un mantra y hasta un camisón.

Agrego los días vacíos, la incertidumbre del mañana,
El mazo de ángeles,  fotos de  orbes y hasta de un duende,
Las ilusiones  vanas, el dulce de damascos, las plantas
Y las predicciones mayas por si alguien entiende.

Mi vasta herencia carece de riquezas materiales.
Acumula vivencias y por tanto aprendizaje.
Mis legatarios no quedarán muy contentos
Pues mis escasos bienes no acrecientan el equipaje.

6 comentarios:

EL AVE PEREGRINA dijo...

Gloria, tus legatarios se lo tiene que ganar a pulso...es una de las maneras primordiales de apreciar lo que se tiene...y de no malgastar sin mas...
Oye, no sabía que esa flor de la foto se llamaba Celestina..yo también la tengo en mi jardín...y es muy dura.

Un abrazo y feliz año.

Celia dijo...

Precioso. Me gustaría ser heredera de tanta riqueza.
Todo lo aprendido, toda la evolución, todos los sueños y las derrotas, al formar parte de nuestra vida, es lo más preciado que podemos dejar a nadie.
Un abrazo, querida amiga.

omar dijo...

Dejas algo tan bonito Gloria. Dejas construcción, belleza, humanidad hecha palabra. Que Dios te bendiga, de seguro ya lo hace, por ello.

Gloria dijo...

Ave, Lo principal es que cada uno haga su camino, ¿verdad? Con respecto a la flor, me alegra haber contribuido con el nombre. A mí me encanta.
Un abrazo cariñoso.

Celia, estás sutilizando tu imagen, ahora tan sólo es una pluma. Gracias por tu comentario y un fuerte abrazo.

Omar, acabo de pasar por tu página:
http://www.omarluna.com.ar/ y descubro que ahí está la humanidad hecha palabra. Gracias por tu comentario y un fuerte abrazo.

Ana María dijo...

Tu herencia es muy rica, precisamente porque no es material. También tu vida es rica... porque sigues aprendiendo, amando la Naturaleza, respetando a todos los seres. Admiro tu permanente aprendizaje que te lleva a la paz. Abrazo.

Rolando dijo...

¡Cuánta nostalgia, pero cuánta sabiduría! ¡Cuánta humanidad (tuya, tan tuya) fluye en la cadencia de estos versos!